miércoles, 22 de diciembre de 2010

El cuento perfecto

Y el cuento perfecto llegó finalmente: para eso hizo falta obviar las palabras, los signos de puntuación y los acentos.
El ciego, apuntó sus oídos hacia el mar.

2 comentarios:

Araceli dijo...

Seguramente ese es el lenguaje de los dioses. Ser humano siempre es una limitación.

G4þRI€L dijo...

me gustó mas tu comentario que el cuento!
Gracias !!