martes, 21 de julio de 2009

Eutanasia

La señora de la esquina perdió el habla y su marido, piadoso, interpretaba cada silencio de ella como un "si".
Todo transcurrió normalmente hasta que el diablo metió la cola y él (el marido) preguntó lo que nunca tendría que haber preguntado.
"¿Querés que te mate?"

3 comentarios:

FABIANA dijo...

como el marido sentia culpa por desear q ella se fuera de este mundo,,, le hizo la pregunta mas dificil y dolorosa, porq ya sabia la respuesta,,, q lo aliviaria de la culpa... ( asi la decision no era de él...)
q temita eh !!

G4þRI€L dijo...

algo asi
es mas larga tu interpretacion que el relato en si!
Mcuhas gracias por comentar

G4þRI€L dijo...

algo asi
es mas larga tu interpretacion que el relato en si!
Mcuhas gracias por comentar