viernes, 28 de diciembre de 2007

Compra - venta (cuento)


El señor Marcucci tiene una guitarra de muy mala calidad. Imposible de afinar, el instrumento suena molesto hasta en los ejecutantes mas diestros. Sin embargo, hay una persona que logra lo increíble.
Rita abraza la guitarra y la arropa como a una criatura, le habla en voz baja y empieza a tocarla. Literalmente a tocarla: la acaricia suavemente siguiendo sus contornos imaginando que tiene en sus brazos a otra mujer.
La indomable guitarra se rinde a sus encantos y empieza a sonar sola emitiendo sonidos dulces mezclados con gemidos de placer.
Algunos dicen que Rita es bruja.
Marcucci no la quiere ni ver, pero tampoco puede evitar el goce que le produce esa particular relación.
Por eso, decidió vender la guitarra por unas monedas en un local de compra venta.
Rita la vio y pago una fortuna por ella.
El vendedor les contó con sorna a sus amigos lo que el creyó una pequeña estafa.

Gabriel F Gamboa

(la ilustración es de Mario Carreño)

2 comentarios:

S. C. P. dijo...

La relación de Rita y la guitarra está hermosamente contada, aunque también me habla de su incapacidad para la relación con Marcucci (o cualquier otro ser humano, para el caso). La necedad de Marcucci y del vendededor es paradigmática (dicho esto sin asomo de sarcasmo). Me gustó.

Saludos

G 4 þ R I € L dijo...

Exactamente eso: Marcucci es cualquier otra persona, o todas.
Muchas gracias por tu comentario!